lunes, 25 de agosto de 2014

TRUST NO ONE

Hoy me levanté con la frase "Trust no one" en la cabeza. Sí, pienso en inglés la mayor parte del tiempo, ¿Por qué?... No sé, creo que se me facilita más expresar mis ideas en inglés que en español. Sin embargo, eso no quiere decir que desprecie mi lengua materna o algo así, sino al contrario, pero ese no es el caso. Escribiría en inglés, pero a pesar de llevar 3 años en la Licenciatura de Enseñanza del inglés, sigo teniendo problemas de redacción. Pero de nuevo, ese no es el caso.

El punto es que esa frase me ha retumbado en la cabeza desde que empezó mi horrenda pubertad. Oh, Dios… la pubertad esa época de la cual la mayoría (si es que no todos) nos sentimos avergonzados de nuestro miserable ser, que sólo buscábamos cómo desahogar tanta hormona hirviendo y tantos cambios de humor que nos hacían insoportables, cuando nos damos cuenta que el otro género ya no nos parece desagradable (o también el mismo género, eso ya es de cada quien). Experimentamos con sentimientos e ideas que eran completamente desconocidos para nosotros en la infancia; la perspectiva de absolutamente TODO cambia, desde nuestros gustos hasta como vemos a lo demás tanto del mismo género como del otro. Y aquí es donde aterrizo la idea principal de lo que sea que esté escribiendo: NO confíes en nadie. La verdad es que al confiar en alguien arriesgamos mucho, también depende mucho de a quién le estés confiando lo que sea que le estés confiando; ya sea un amiga o amigo, pareja, familiar, algún extraño que jamás volverás a ver, ect. Ya sea por naturaleza, crianza o instinto (ya ni se sabe con tanta teoría psicológica o sociológica, o lo que sea; que existe en esta época) la mayoría de nosotros (si es que no todos, de nuevo) buscamos contacto con otros seres vivos, y no podemos vivir sin él (excepto los ermitaños, creo…).

Necesitamos tener a alguien en quién confiar y abrimos nuestras puertas, cajones, armarios llenos de nuestras estupideces a esa persona porque queremos ser escuchados. En ese momento que depositamos nuestra confianza pasamos por alto el riesgo de ser traicionados y eso puede llevar desde pequeñas consecuencias sin importancia a consecuencias catastróficas. Cuando somos traicionados, nos cerramos inmediatamente hacia persona que violó nuestra confianza y perdemos la fe hacia los demás porque jamás te lo esperas de esa persona; por supuesto, si por algo confiaste en ese alguien. Sin embargo, todos, hasta la persona más pesimista tiene una pizca de optimismo muy dentro de sí y seguimos confiando en los demás a pesar de correr riesgo, pero nos vuelve a pasar, nos traicionan y sigue pasando y pasando y pasando, hasta que llegas a un punto que te hartas y llegas a la conclusión: “No confíes en nadie”. Hasta Lana Del Rey tiene tatuada esa frase en su mano, me dan ganas de tatuarme esa frase también, pero esa es otra historia.

Tiene cierta belleza esa frase, porque es seguro que nunca saldrás lastimado así. Existen muchas personas que no valen la pena, pero somos ciegos y no nos damos cuenta o nos negamos a aceptarlo. La verdad es que uno vive mejor así, sin confiar en nadie. Pero ese no es el caso, muchos dicen que una vida sin problemas no es vida, es aburrido y es cierto, porque lo que no nos mata nos hace fuertes (súper quemada la pinche frasesita, pero cierta). Sin embargo, en mis arranques de amargura y pesimismo me digo que es mejor no confiar en nadie y no necesariamente en abrirnos a esa persona sino en creer en lo que nos dicen, que muchas veces es pura basura. El punto aquí es NO CONFIAR EN NADIE, pero aún así está bien confiar en alguien, las personas en las que confiamos podemos contarlas con las manos, porque de muchas personas que nos llegarán a traicionar, por lo menos siempre habrá una que no lo hará.

La cosa es tener bien a la vista en quién confiar y no creerte todo lo que te dicen a la primera, irte con cuidado. Todos hemos sido traicionados de formas diferentes, obviamente me incluyo y puede ser traumatizante para uno, (God knows I’ve had my fucking share of betrayal) y me quebró la confianza en la gente, a pesar de eso sé en quién confiar y hasta la fecha esas personas jamás me han traicionado, la cosa es que son MUY pocas; porque ser un libro abierto para todos es muy tonto, a huevo uno terminará siendo chamaqueado. Y esa es mi interpretación y opinión de la frase “Trust no one”, pero claro no hay opiniones correctas ni incorrectas.

Todo es frustrantemente relativo. A lo que voy es que esas pocas personas en las que confiamos son nuestro NADIE, cada persona puede representar cada letra. Y si uno tiene más de 5 personas... well lucky you. Puede variar el número de letras por el idioma, pero esa es otra historia…